MATE

MATE
La vida en un mate: sorber despacio y saborearlo con intensidad, que el mate como la vida, cuesta tiempo prepararlo, pero sino se disfruta al beberlo, cuando se acaba es tarde.

19 de enero de 2014

Vuelta al mundo 2013, Capitulo 26 – DE LOS ANGELES (EEUU) A VANCOUVER (CANADA)

DÍA 50 LOS ÁNGELES

Después de haber recorrido los continentes europeo y asiático, en el viaje tocaba hacer el gran salto del Pacifico para recalar en el continente americano.
 



 

Es el día 50 de viaje en esta vuelta al mundo, y es una jornada que no se olvida fácilmente, ya que viviría ese día dos veces al cruzar la línea del Cambio Horario Internacional y pasaría de GMT+9, hora de Japón a GMT-8, hora de la Costa Oeste americana, por lo que el mismo día lo viviría por partida doble, primero en Japón y luego en EEUU.

Volando con la compañía Singapur Airlines desde Tokio a Los Ángeles,  este trayecto me depararía la sorpresa de poder embarcarme en el nuevo y mayor avión comercial del mundo, el gran Airbus A380 con sus dos pisos completos de pasaje.  Al llegar a Los Ángeles y darme un paseo para conocer su célebre barrio hollywoodiense, todo estaba preparándose, con la alfombra roja ya perfectamente  colocada, para la gala de los Óscar del cine. 

En Los Ángeles, sus casi únicos atractivos, son de película. Un paseo por los Universal Studios, y otro por supuesto, por el famoso paseo de las estrellas donde tuve oportunidad de cumplir el sueño de retratarme con una de mis estrellas preferidas: la para mí “mala, más buena del cine”, que no era otra que la actriz de ojos grandes, Bette Davis. Su vieja estrella brilla aun con fuerza entre las más actuales.

Desde la capital de California continuaba hacia la vecina Canadá, entrando por su primera ciudad de la costa oeste, Vancouver. Esta ciudad es el reflejo de un gran país, uno de los diez mejores del mundo en casi todos los ranking, tanto económicos como de calidad de vida.

Con base en un bohemio backpacker visitaría la ciudad con referentes muy deportivos como sus instalaciones olímpicas de los pasados juegos de invierno, y una fenomenal red de transportes que permiten a sus habitantes y visitantes,  y con un solo billete urbano, poder usar  metros y  trasbordadores para cruzar la bella bahía y recalar en North Vancouver donde se llega fácilmente a  sus estaciones de skí situadas casi sobre el mar.

 
Cerca de su gran y retráctil estadio BC Place, un grupo escultórico recuerda una conmovedora historia. Es la historia de Terry Fox, un joven canadiense al que una terrible enfermedad dejaba con una sola pierna, pero que su tesón hizo proponerse cruzar todo el país de costa a costa haciendo un maratón diario, reto que casi llegó a conseguir antes de morir. Desde entonces es un ídolo nacional.

Cerca de Vancouver, quienes quieran disfrutar de la montaña tienen un lugar maravilloso llamado Lynn Canyon Park, donde saborearan gratis una de las joyas de Canadá: sus espacios naturales. Este parque formado por un pequeño cañón, se visita cruzándolo por el Suspension Bridge, una inyección de adrenalina, atravesar tan colgante y con mucho movimiento puente de cable, que te deja ver la caída hacia el rio que surca este cañón.
 


 

 

 

 

 

 

 


 



 




No hay comentarios:

Publicar un comentario