MATE

MATE
La vida en un mate: sorber despacio y saborearlo con intensidad, que el mate como la vida, cuesta tiempo prepararlo, pero sino se disfruta al beberlo, cuando se acaba es tarde.

3 de febrero de 2014

Amazonia 6 – AMAZONAS - MANAOS


DÍA  14 AMAZONAS (PARINTIS)

En este segundo día, de segundo embarque por el Amazonas, comienzo sin muchas más opciones, en tan pequeña esta vez barcaza a motor, que estar en mi hamaca de cubierta central, o subir a la desolada cubierta superior. Aunque casi la denominaría, intensamente soleada, en vez de desoladoramente desolada.

Al ser esta embarcación bastante más pequeña que la que me condujo desde Belém a Santarém, tenía la sensación de estar navegando en el centenario buque Liemba, que cubre la navegación por el africano lago Tanganika, y el cual pude conocer dos años atrás en otro africano viaje.

El poco espacio para las hamacas, unido al poco espacio por donde moverse, no era excesivo incordio comparado con lo horrible de ir al baño. Y es que, el hecho de ser el mismo ínfimo cuartucho usado como ducha y como W.C., hacía que el contener la respiración al contemplar las tupidas aguas internas y externas, fuese casi inevitable.

Una vez con mejores aires en cubierta, se puede ver como el paisaje de esta zona del Amazonas, ya mucho más poblada entre Santarém y Manaos, es muy diferente al de los iniciales días. Muchas casas en las orillas, con terrenos deforestados para uso como pastos de caballos, vacas o incluso búfalas, estaban habitadas por muchas familias indígenas.

En el cauce, desprendidos arboles de las orillas, navegan a la deriva rio abajo, y otros intentan todavía vivir caídos y tumbados en la orilla aferrándose a tierras no derrumbadas todavía por este anchísimo y fuerte Amazonas, que cuando quiere se toma amplias zonas de tierra cultivada generalmente con caña de azúcar.

Hoy es en portugués “tercera feira”, tal como ellos denominan a nuestro semanal martes, y es que nuestro lunes, tradicional primer día de la semana, es para ellos “seconda feira”, ocupando el supuesto primer día el dominical domingo.


En cubierta me encuentro con dos parejas argentinas, que viajan ya en viaje de vuelta por el rio, y una pareja alemana que estudiando en Brasil, aprovechan unos días libres para conocer a este coloso acuático.  También entabla conversación conmigo un supuesto turista que me recomienda alojamiento para cuando llegue a Manaos, pero que poco a poco voy descubriendo que es su forma de contactar viajeros que llevar a su comisionante alojamiento.

Ya finalizando el día, tengo la oportunidad de recrearme fotografiando la última puesta de sol en el Amazonas, y que como era de esperar no defraudando a las anteriores, fue preciosa e intensamente observada por todos los navegantes viajeros.

Una vez ya de noche, y parando el barco en la alegre localidad de Parintins, uno debe esquivar a grandísimos coleópteros que se suben a bordo aprovechando la corta parada, debiendo estar atento a no comerse uno con tren de aterrizaje incluido.

Parintis es muy conocida por una curiosa celebración, mitad carnaval, mitad homenaje a toro resucitado. Recibe el nombre de Boi Bumbá, y durante todo el año se prepara con ensayados desfiles en el recinto de la ciudad llamado en vez de carnavalesco Sambódromo, Bumbódromo de Parintins

Comienza a llover intensamente y los tripulantes de la barcaza desenvuelven unos pequeños toldos azules por la borda para que no entre mucha agua en el recinto de las redes colgantes. Aunque inicialmente parece un pequeño diluvio, enseguida pasa, volviendo el húmedo calor de nuevo.

Mi cena esta vez, a base de queijo que compré a ambulantes vendedores que entraron el día anterior en Obidos, y agua de los contenedores de popa, que nunca dejan pasar sed al pasaje.

Noche a bordo esperando llegar de madrugada, y con bastante adelanto sobre el horario previsto, a esa ansiada meca viajera que es la antigua ciudad del caucho, Manaos.

DÍA  15 MANAOS

Efectivamente era mucho el tiempo ganado, y a eso de las cinco de la mañana, todavía por amanecer, llegábamos a la capital del Amazonas. Aquí el reloj pierde otra hora más por cuestión de los cambiantes husos horarios, que un país tan grande como Brasil, siempre hay que tener en cuenta. Respecto al horario del meridiano cero, cuatro horas menos, respecto a España, cinco menos.

Recogiendo mi mochila y descolgando mi rede, por si necesito nuevamente utilizarla , en cualquier otro lugar de este todavía largo viaje, todos los pasajeros de la nao, nos disponemos a abandonarla, a través de otras dos, a las que se había abarloado en una gran reunión de embarcaciones llegadas de todas partes de este inmenso rio.

Inevitablemente, y viendo la ciudad desperezarse desde la borda de la ya a punto de abandonar embarcación por el Amazonas, pienso en la cantidad de veces que la vería así mi otro padre, un marino que arribaría a esta Manaos después de remontar veces y veces este gran portador de agua. Supongo que Giancarlo Tranquilli, haya rememorado viendo estas fotos que voy colgando desde el delta del río en Belem hasta aquí, tantos y tantos cigarrillos de descanso en  la cubierta de su flotante lugar de trabajo durante una vida, después de horas de trabajo en maquinas del barco. Un gran Abraaaaazo, Giancarlo, y un enorme Besoooo, Marita.

Nada más bajar y salir del embarcadero, de frente uno se topa con el precioso edificio del Mercado de abastos Adolfo Lisboa, que a esa hora estaba todavía cerrado al público, pero con todos los mercaderes empezando a colocar sus productos. No me resisto a entrar y pasear por sus pasillos abarrotados de variados puestos. En el exterior el edificio recuerda al Paris de principio de siglo, con su preciosa estructura metálica y grandes ventanales, que en su día estuvieron inspirados en el mercado de Les Halles, en el corazón de la capital francesa.

Abandonando la zona, tomando unas fotos con las primeras luces de la mañana del evocador puerto fluvial, y sus muchísimas motonaves en los amarres, me voy en busca de hospedaje para posterior noche. En el camino, por el barrio viejo, multitud de vendedores también preparan sus pequeños puestos ambulantes, comerciando con barata ropa, frutos secos o marroquinería variada llegada a esta ciudad desde todas partes del mundo.

Conexión wifi en la calle, hace que pueda pasar pequeña crónica de días anteriores que al estar embarcado fue imposible, y en ya avanzada mañana española, saludar a mis gentes.

A unas cuantas cuadras, localizo en el plano un sencillo hostel, que parece tener alojamiento en dormitorios compartidos, y no está demasiado lejos del centro de la ciudad.

Aunque no está cama libre por lo temprano de la hora, si me dan opción a dejar mi mochila, tomarme un reconfortante café y darme una necesitada ya ducha, después de días de barco, con insalubres cuartos de refresco.

Una vez ubicado, me dirijo lo primero de todo a buscar la forma de irme en los siguientes días hacia mi nuevo país destino que no es otro que la última de las Guayanas que me queda por visitar, la antigua Guayana inglesa, hoy Guyana a secas.

Para ello, y preguntando a una amable señora en la calle, recibo indicación de que bus urbano, (ómnibus para los cariocas) va hacia la estación de autobuses ( terminal rodoviaria para los brasileiros).

El 825 me indica, y que ella también se dispone a coger. Cuando llega veo que no es un bus grande sino un minibús pequeño y de nombre Ejecutivo. De anterior viaje a Brasil, aquella vez en la región de Bahía, ya sabía que hay dos niveles de buses por las ciudades, el ómnibus normal, que cuesta 2,75 reais, y el Ejecutivo con menos paradas y aire acondicionado que cuesta 4,5 reais. Para la vuelta utilizaría el primero, más económico, aunque más calentín también, jajá, pero a la ida me voy con la señora que me iba indicando con placer todo el itinerario.

Manaos, aunque pudiera parecer una pequeña ciudad de provincia, en medio de la selva amazónica, es una grandísima ciudad, que tiene más de dos millones de habitantes, en extensa superficie, que hace que las distancias sean mayores que en el mismo Madrid.

De hecho hasta la terminal rodoviaria, lo que sería nuestra estación sur de autobuses de Madrid, el bus ejecutivo tardo casi una hora en llegar.

Ya en la terminal, me voy a las oficinas de Amaitur, empresa que viaja hacia Boa vista, capital del estado de Roraima, desde donde después podría conectar hacia Guyana. Entre los cinco autobuses de línea que hay diarios, escojo el último de las 19.00h para el día siguiente, cosa que hago habitualmente viajando, siempre que sea posible, ya que consigo aprovechar más el tiempo en las ciudades que visito y además ahorrarme una noche de alojamiento.

Ya con mi billete, retorno en bus normal, que tomo una vez cruzada gran pasarela que te cambia de dirección por encima de calle de varios carriles, con muchísima circulación de vehículos. Subiendo al bus por su parte trasera como es costumbre aquí y pasando por torno donde pagas billete, descendiendo a continuación por puerta delantera, me relajo viendo toda la ciudad. En primer lugar, su gran estadio de futbol, ya a punto para acoger los encuentros de la próxima Copa del Mundo que se  celebra en este país, y que fijo mantendrá a todos los cariocas en vilo durante varias futboleras semanas.

En vez de posarme cerca del hostel, continuo en el bus, cosa que también hago en las ciudades de grandísimo tamaño, para así tener una visión general de ella y luego poder moverme por las zonas más interesantes. Así que a la segunda vuelta del bus, me apeo para ya irme hacia el hostel, pasando primeramente por local casa de cambio a “trocar” dinerillo brasileño.

Ya de regreso al hostel, me topo con una de esas personas que te encuentras cuando estàs de viaje y que de primeras ya sabes que compaginaras genial. Se trata de un argentino de La Plata, de nombre Marcos, gran viajero también, y que estando dispuesto a recorrer la ciudad, me invita a que vayamos juntos. Un placer Marcos, por supuesto.

Abandonamos el hostel y nos damos una vuelta por las céntricas y concurridas calles de Manaos, donde un sinfín de gentes caminan, se suben a autobuses, comen en la calle o simplemente observan al resto desde callejeras banquetas de plástico.

Esta ciudad que puede parecer un poco decadente, una y mil veces renacerá de sus cenizas, y es que de ser una pequeña población defensiva en el Amazonas en época colonial, está pasando  a convertirse en una gran ciudad de casi tres millones de habitantes, y que tiene un PIB ya superior al de la gran Sao Paulo. Y aunque ahora, como ciudad turística tenga su mayor futuro, antaño en la época del caucho, llegó a ser el no va más del país, teniendo tranvía y alcantarillado incluso antes que la pobladísima Río de Janeiro.

Nos vamos en dirección al Teatro Amazonas, principal atracción de la ciudad, pero parándonos antes a comer algo en puestecillo callejero con sensacional oferta culinaria. Arepa y suco de cajú: 1,5 reais, es decir 48 ctms de euro, y encima llena y quita el hambre.

Por calles con moderno diseño en cuadricula, accedemos a la plaza donde se encuentra el gran teatro, viendo su colorida y preciosa cúpula, antes de llegar a la entrada principal. Una vez allí fotos en la plaza con escultura alegórica a los cuatro principales continentes, y entrada al teatro, del cual se visita su hall, y hay un pase para visitar su interior.


Pero eso no iba a ser necesario, ya que me intereso por la programación del mes, y me indica el conserje que esa noche iba a haber un espectáculo musical y encima….gratis. Así que, que mejor forma de ver el interior, que saborearlo como espectador.

Marcos también se anima, y tras visitar su original tienda anexa, nos volvemos recorriendo otras partes de la ciudad hacia nuestro hostel para volver a la noche.

En mi dormitorio compartido, ya tengo asignado uno de los compañeros que compartirán conmigo noche. Es Raimondo, proveniente de la romana capital italiana, aunque vive y trabaja en la suiza Ginebra. Tras presentaciones, me deja su móvil con descarga de sistema de llamadas por internet Skype, y con el que puedo comunicar con familiar casa.

Bueno, todos preparados, con la equipación de viaje B, que es la misma que la A, pero un poco más limpia, y allá que vamos un italiano, un argentino, nuevo compañero colombiano que también se apunta y un servidor de la madre patria.

Cuando llegamos al teatro, y eso que íbamos casi con una hora de adelanto sobre el inicio, enorme cola que da la vuelta exteriormente a todo el alargado edificio. Y es que aparte de que su programación es ampliamente seguida por muchos locales, la cantidad de turistas y viajeros que se encuentran en esos días allí, hace que completemos el amplio aforo del teatro opera, sin mucho esfuerzo.

Esperando no nos quedáramos sin asiento, entramos apresurándonos a buscar algún sitio juntos, que no es otro que uno de los palcos de la cuarta planta del además de alargado, altísimo auditorio comenzado a construir a finales de siglo XIX.

Si el exterior es precioso con su tono rosado pastel, el interior satisface el gusto de cualquier impresionado visitante. Y es que desde la gran lámpara colgante bajo la exterior cúpula, las columnas que separan cada reservado, el gran foso para   músicos, y las tablas de maderas nobles, hacen que uno tenga la sensación de estar en el famoso concierto de año nuevo en la Opera de Viena. Y es que todos los materiales empleados para su construcción llegaron por mar desde la vieja Europa, empleándose hierro inglés, muebles franceses o mármoles italianos de Carrara. Por algo finalizarlo llevó más de 10 años, pero así todo estaba listo y acogiendo una sesión de Opera, antes de acabar el siglo XIX, allá por el 1897.

Al comenzar la actuación me viene a la memoria mi pasado viaje de vuelta al mundo, en el que también pude asistir a precioso ballet en el teatro siberiano de Novosibirsk, de dimensiones incluso superiores al gran Bolshoi de Moscú. Y más recientemente a la ópera que por tan solo 4 euros pudimos ver Mónica y yo en la capital serbia, Belgrado.

No soy un gran aficionado a Opera o Ballet, pero no puedo evitar maravillarme de verlo de vez en cuando en escenarios tan impresionantes como son estos históricos y elegantes edificios de medio mundo.

Comienza la actuación, que es una recopilación de artistas y músicas amazónicas, que van desde un solo a guitarra, hasta una animadísima y genial orquesta de samba.

Entre medias, presentador y grupo teatral, que distraen al público entre cambio y cambio de instrumentos musicales de los artistas venidos desde Belém, Santarém o remotos puntos de esta gran cuenca amazónica.

Finalizado el espectáculo, en espectacular e histórico lugar, salimos con un poquillo de hambre, que saciaríamos, argentino, colombiano y presente español, en un lugar con mucha solera, encanto y hasta un cierto aire bohemio. Se trata de una taberna cercana al teatro, en la plaza de Sao Sebastiao, con un también  abarrotado aforo a esas ya tardías horas.

Tapilla compartida, en este Bar Do Armando, de sabrosísima carne troceada con patatas, y cerveza IParabari que hicieron que unas cuantas risas y amena charla con recientes pero ya siempre recordados amigos, pusieran la guinda a una mágica noche en mágico lugar.

Vuelta caminando en apacible noche hacia nuestro alojamiento, donde resistiéndonos a ir a dormir, todavía compartimos un tiempo de charla.

 

DÍA  16 MANAOS-BOA VISTA

No madrugo en exceso después de genial día anterior. En mi dormitorio se instala un nuevo huésped lanzado hasta el centro de Manaos también por el omnipresente rio Amazonas. Es Marco, un italiano que como yo viaja recorriendo el rio, aunque en su caso para trabajar.

No me resisto a bromear con él, viniéndoseme a la cabeza la célebre frase de serie televisiva, y le digo:

-          Así que tú eres el famoso niño italiano

-          ¿Qué niño me dices?

-          Pues quien va a ser, Marco, el que vino de los Apeninos a los Andes…todo coincide, jajá.

Y Marco, esbozando una sonrisa, ya sabe que el español de la misma España, bueno un poco al norte de la misma España, se levanta ya bromeando por la mañana.

Con ambos italianos, efímeros compañeros de cuarto, Raimondo y Marco, me voy a tomar un cafetillo, en la parte alta del hostel, desde donde está una espléndida terraza donde se sirven los desayunos.

Preparándome un huevo con mantequilla, sobre oxidada parrilla, que hace las veces de cocina, de tuesta pan, fríe huevos y calienta todo tipo de viandas, tomo unas fotos desde lo alto de todo el sur de la gran Manaos, estando ondeando la guapa bandera del estado brasileño de Amazonas.
 
Al igual que vi en Cayenne, en edificio de enfrente, otros agradecidos recuerdos me vienen a la mente, al ver la también por todos lados Alliance Française, que no me sorprendería encontrarme en la capital de la Guayana francesa, pero si un poco más por aquí, donde el portugués y como segundo el español, lo inundan todo.


Como tengo el billete de bus nocturno para las 19.00h aprovecho el día para adelantar cosillas en el viaje. Cambio un poco más de dinero a “Reais brasileiros” para utilizar en últimos días en este país, y utilizar para pagar transportes a los nuevos por conocer, Guyana inglesa y Venezuela, a los que accederé por el norte de este carioca territorio.

Nueva ofertilla de comida callejera por 48cts de euro, esta vez con empanadilla de “vitela e queijo” con rico y helado zumo de ”laranja”, y tras escribir un poco en el hostel, despedirme de amigos de teatro y alojamiento, y recoger mis cosas, me aproximo a la vía principal de Manaos para tomar un abarrotado “ómnibus”, que me aproxime hacia la terminal Rodoviaria de la ciudad.

En el largo trayecto tengo tiempo de ver nuevamente el gran estadio que acogerá la Copa del Mundo de Futbol, que se celebrará este año en el país, y que fijo será un furor de masas.

Y ya en la terminal, tiempo de espera para subirme al buen autobús de dos pisos de compañía brasileña y carrozado por MarcoPolo, (recuerdo esta vez para mi tío Luis, tantos años trabajando en carrocerías de autobuses, junto a mi otro y querido gran tío),  que si todo va bien me portará a la ciudad norteña de Boa vista, desde donde después de once nocturnas horas de viaje enlazaré hacia la frontera de Bomfin, para cruzar a nuevo país, la Guyana inglesa.

Bueno y cruzando nuevamente el Ecuador, esta vez por el estado brasileño de Roraima, uno de los que componen este enorme país, que no debemos olvidar es el quinto del mundo en superficie, llego de nuevo al Hemisferio Norte, y me despido nuevamente de tod@s, finalizando narración por aguas del amazónico Amazonas.

A partir de ahora con muchísimos más trayectos nocturnos en buses, donde por el movimiento es difícil escribir y teniendo cada vez menos tiempo, creo me resultará casi imposible poder seguir confeccionando completas entradas de blog, así todo intentaré ir colgando textos breves y fotinas del recorrido restante.

La intención para lo que me queda de viaje, es completar los 9 países que componen la Amazonia, y que serían los restantes Guyana, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. Asimismo, seguiré escribiendo y pasando fotos desde mi muro de Facebook y también desde la página creada en esa red, Amazonia 2014.  Así que espero os haya gustado navegar conmigo por este precioso y lleno de historias rio Amazonas. Un abraaaazo fuerte para tod@s.

 

 

 

 

 

11 comentarios:

  1. Maravilloso viaje. Disfrútalo.
    Una brazo,
    Isabel (desde el Ateneo Jovellanos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo para ti Isabel, para Alvaro y para tod@s en el Ateneo. Y otro grande para la pequeñaja de la casa y los papis!

      Eliminar
  2. Guapo, guapo, guapo .... Hasta la próxima parada meu amigo ... y mucho cuidadito en Venezuela !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos vemos por Venezuela, como dice la canción de Baute!

      Eliminar
  3. Estamos viviendo este viaje contigo. Giancarlo dice que en las más de veinte veces que estuvo en Manaos, jamás vio tanto como estás contando tu. Eres único y nos haces emocionar cada vez que leemos tus aventuras. Te queremos Albertín. Cuídate mucho.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff, 20 veces en Manaos, ya son veces! Besos!

      Eliminar
  4. ¡Que tal Albertín!. Me tienes aquí pegado a tus increibles relatos. ¿Ya cortaste el pelo?. Con la gorra puesta no puedo verlo. Como me gustaría estar ahí contigo......aunque lo del viaje en moto tampoco estaría mal.
    Viendo como estan las cosas aquí, voy a tener que ir a navegar al Amazonas......
    Bueno amigo, un abrazo muy fuerte y ...........ten cuidado ahí fuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Giussepe, que tal todo? Sigo sin cortar el pelo...pero porque a estas alturas ya no me crece, jajaja. Por aquí todo bien, lo de navegar por el Amazonas no seria mala opción, el paisaje engancha...y a mí me encantaría también que estuvieras aquí conmigo. Un abrazo muy fuerte y besinos para toda esa family guapa!

      Eliminar
  5. Me había perdido en medio del viaje. No vi Amazonia 6 hasta hoy.
    No sé si me podré adaptar a otra forma de viajar lejos de "Pasión por viajar". Lo intentaré.
    ¿Por qué no continúas el viaje con "Pasión"?
    Intentaré adaptarme a Amazonia 2014 aunque tu forma de narrar "Pasión por viajar" enganche más que la "María".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, encantado de tenerte siempre por aquí. Viajando en barco o en tren, es mas fácil elaborar el blog, ya que hay bastantes horas disponibles al día, pero viajando otras muchas veces en bus, de noche y sin mucho tiempo es difícil. A parte de encontrar buenas conexiones para poder subir todas las fotos. En todo caso aunque mas resumidas, hago publicaciones diarias con pequeño relato en Amazonia y luego álbumes de fotos en mi muro. No obstante, cuando tenga un poco de tiempo lo retomaremos. Abrazoteeeeee!

      Eliminar
  6. El amazonas,un paraiso terrenal, donde aun se puede respirar aire fresco, me encnataria conocer el mundo asi como lo conoces, algun duia espero que sea pronto.

    Saludos,
    Kate - hoteles en cali

    ResponderEliminar